Betis: hueco para el extremo deseado, con Campbell como opción

Hoy cierra el mercado de fichajes para casi todos los equipos europeos. En España y Portugal se prolonga hasta mañana. El Betis apura las últimas horas para incorporar al extremo que cerraría su plantilla. Se busca un jugador zurdo que se desempeñe por la banda derecha y en estos parámetros encaja Joel Campbell como una de las opciones preferidas en estos momoentos.

En todo caso, el Betis va a manejar diferentes escenarios entre hoy y mañana dado que su margen económico sigue siendo limitado y que la llegada de Campbell o de otro jugador para esa posición depende del puzle financiero en el que también intervienen las salidas: la de Brasanac se cerró anoche como cedido al Leganés y restan las de Digard y Zozulia, que se abordarán hoy. Con el ucraniano el acuerdo está mucho más avanzado que con el francés.
Dos circunstancias afectan en estos momentos al interés de Campbell por el Betis. Por un lado el aspecto económico. El club verdiblanco tendrá, si ajusta correctamente las salidas de Zozulia y Digard, una cantidad disponible que no llegaría al salario de 2,5 millones de euros que percibe Campbell en el Arsenal. Si el equipo londinense no pide cantidades por su cesión y el jugador hace un esfuerzo final, todo podrá encajar para que vuelva a ser verdiblanco, tras militar en el bloque heliopolitano en la campaña 2012-13. Otra circunstancia es la física. Campbell sufrió una lesión de menisco en el pasado mes de junio disputando la Copa de Oro con Costa Rica. Se han conocido contradictorias predicciones médicas sobre su recuperación pero lo cierto es que tanto el Arsenal como el jugador indican que estaría ya disponible para entrenarse con sus compañeros sin problemas. Se trata, en todo caso, de una contratación de cierto riesgo en ese sentido, aunque imposible en caso de no haber tenido ese percance, como ya sucedió con Boudebouz.
Campbell, que dejó muy buen sabor de boca en el Betis en la temporada 2012-13, tuvo una actuación irregular con el Sporting de Lisboa la temporada pasada. El zurdo, de 25 años, no ha tenido continuidad en el Arsenal, que lo ha ido cediendo a clubes como el Olympiakos, Villarreal y el citado Sporting tras su paso por el Betis, donde dejó algunos de sus mejores momentos. Tiene contrato con el Arsenal hasta 2019. Ahora la comisión deportiva, integrada por Ángel Haro, José Miguel López Catalán, Lorenzo Serra Ferrer y Quique Setién, tiene como una de sus opciones a Campbell pero no es la única. El club también ha tanteado a Jefferson Montero, que jugó de verdiblanco en la 2011-12 y que pertenece al Swansea, pero su espacio más habitual es la izquierda, donde prefiere jugar Tello. Otras posibilidades del mercado las manejan en el Betis así como las que aparecerán hoy.
En todo caso, lo que ocurra va a depender del disponible que tenga el Betis en cuanto al límite salarial que permite LaLiga, ya muy ajustado para los béticos. Con la marcha de Brasanac como cedido al Leganés, el Betis liberó una primera cantidad para poder acometer alguna contratación pero no suficiente para el perfil de futbolista desequilibrante que están buscando en Heliópolis para completar la plantilla. Brasanac se incorpora al Leganés a préstamo por una temporada y el club madrileño se guarda una opción de compra de 1,8 millones de euros, que incluye una reserva del 40 por ciento de la plusvalía para el Betis en caso de que traspasaran al centrocampista serbio, de 25 años en el primer año por una cantidad superior. Brasanac no contaba para Setién, que ha optado por darle mayor protagonismo a Fabián y Narváez en la posición de interior dentro de su 4-1-4-1. El Betis se queda con una plantilla en la que se doblan los puestos de mediocentro, ya que competirán seis jugadores por tres puestos: Javi García, Guardado, Camarasa, Boudebouz, Narváez y Fabián.
Tras la de Brasanac faltan por concretar las salidas de Zozulia y Digard. Ambos quieren continuar sus carreras en Europa pero el mercado en el Viejo Continente, a excepción de Portugal y España, cierra esta noche y si no alcanzan un acuerdo con el Betis podrían quedarse sin jugar hasta la ventana de enero, algo perjudicial para los intereses de dos futbolistas que apenas actuaron la pasada campaña. Si llegan a un acuerdo y rescinden antes del cierre del mercado sí podrán estar en el mercado como agentes libres. Con Zozulia el Betis tiene avanzado de palabra un acuerdo para la rescisión de su contrato con lo que ingresaría una de las dos temporadas que tiene firmadas. El jugador ha rechazado diferentes ofertas de ligas menores pero su mercado está muy cerrado por su inactividad y la polémica surgida en Vallecas la pasada campaña.
Mientras, Digard, con un salario mucho mayor, cuenta con una oferta bajísima del Amiens y está lejos de alcanzar un acuerdo con el Betis, que podría emplear con el francés una solución parecida a la de Vargas en las horas finales del mercado del pasado verano. Al medio galo le resta un año de contrato y la pasada campaña apenas jugó en el Osasuna a causa de una grave lesión que le mantuvo apartado.

Betis: hueco para el extremo deseado, con Campbell como opción

Comentarios

Comentario

Leave a reply